Ergonomía

Ergonomía

Configurar correctamente tu bicicleta desde el punto de vista ergonómico es imprescindible para proteger tu salud y tus articulaciones. Cuando ajustas todos los componentes según tu constitución y condición física, mejoras la transmisión de la fuerza y minimizas, con ello, los riesgos para la salud. La configuración personalizada de tu bicicleta contribuye, además, al aprovechamiento óptimo de la energía empleada y, por tanto, al máximo placer de conducción. En esta sección hemos recopilado todo lo que necesitas saber sobre ergonomía para elegir correctamente tu bicicleta. Aunque la decisión definitiva dependerá, naturalmente, de tu constitución física particular.

Postura de conducción

Posición de los pies

Tienes que apoyar los pies en los pedales por el antepié (metatarsos). Sabrás si están correctamente colocados porque has de poder pedalear fluidamente en esta posición. Cuando el pie llega al punto más bajo del movimiento de pedaleo, es decir, cuando está más cerca del suelo, tu cadera no debería moverse. Si en ese momento notas que tu cadera desciende, significa que tu sillín está demasiado alto y que tienes que ajustarlo. Si pedaleas con los antepiés evitarás también problemas de rodilla, dado que las articulaciones conservan su movilidad lateral, el pedaleo es más cómodo y la transmisión de la fuerza es mucho más directa.

Sitz1

Postura de conducción

Lo ideal es que ciclista y bicicleta constituyan una sola unidad y que durante la conducción los movimientos sean fluidos y acompasados. Para asegurar la postura idónea es imprescindible elegir correctamente todos los componentes (potencia, manillar, sillín, tija del sillín, etc.). Por norma general se debe adoptar una postura que respete la curvatura natural (en forma de S) de la columna vertebral.

Lenker

Manillar

Dado que el manillar es el elemento que determina tu dirección de marcha, es muy importante ajustarlo bien y regular correctamente la altura.

Cuadro

Cuadro

Es importante elegir una talla correcta del cuadro para la comodidad y el disfrute durante la marcha. Una vez decidido el modelo, el primer paso es determinar la talla del cuadro. Esta depende principalmente de la longitud de tus piernas y de tu zancada. Puedes utilizar la siguiente regla general para determinar la talla correcta del cuadro: 
Longitud de zancada x 0,66 = talla del cuadro Si el resultado se encuentra justo entre las dos tallas de cuadro disponibles, elige la más pequeña. Si deseas equipar tu bicicleta con una tija con suspensión, elige un cuadro de una talla inferior.